Comenzó sus actividades en San Carlos de Bariloche en 1998,
como un emprendimiento familiar, surgida casi en forma espontánea
de la experiencia de su creador en el campo de las fragancias, luego de
más de 30 años de actividad comercial en empresas europeas diseñadoras
de éxitos internacionales.


La planta de elaboración de los perfumes está situada en la zona de Playa Bonita, distante 8 kilómetros de Bariloche, camino a la Península de Llao Llao, en un entorno natural de lagos, bosques y montañas de inigualable belleza.


El clima imperante en la región es de extrema pureza, con promedios
de temperatura por debajo de los 20º, aguas cristalinas provenientes de vertientes, factores éstos que determinan condiciones ideales para la maceración
de las esencias en su medio alcohólico.